Entrevistas Alumni

Margarida Gómez Soto
Margarida Gómez Soto
17/12/2020
Olga Vallejo
Alumni
Psicopedagogía y Master Dificultades del Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje





«Me gusta la forma de trabajar de la UOC, sigue teniendo las ventajas de la primera vez y, además, ahora tecnológicamente todo es más rápido, ágil y sencillo.»
 

Margarida Gómez Soto, psicopedagoga y responsable del Departamento Psicopedagógico del Centro Sagrada Familia de El Masnou. Hace 25 años se enteró mediante los medios de comunicación que existe la UOC, una nueva universidad catalana que tiene la particularidad de ser completamente en línea. 

¿Cómo te decides a estudiar en la UOC? 

En cuanto terminé Magisterio, empecé a trabajar y, mientras trabajaba, estudiaba Pedagogía Terapéutica. Siempre he pensado que era importante seguir formándote, pero compaginar trabajo y estudios era agotador. Además, entonces ya no vivía con mis padres, y me tenía que encargar de todo. El modelo UOC era perfecto: me ahorraba desplazamientos y podía organizar el tiempo como mejor me conviniera. Recuerdo que hacían un cribado entre todas las solicitudes que recibían, y estaba convencida de que no me aceptarían, porque ya tenía dos titulaciones. Me hizo muchísima ilusión cuando recibí la carta confirmando que me aceptaban para ser parte del grupo piloto, ¡lo disfruté mucho! 

¿Qué te decía tu entorno?

¿Pero dónde te has metido? ¿Seguro? ¿Y cómo lo haréis? No terminaban de entender cómo sería, ya que entonces no nos conectábamos a internet como ahora. La gente que me conocía se alegró, me preguntaban cómo lo hacíamos. Les explicaba cómo funcionaba, cómo consultábamos los materiales, cómo nos comunicábamos o hacíamos trabajos en grupo, y que incluso estaba la sala del bar, donde hablabas con otros estudiantes... ¡La gente alucinaba! La familia estaba orgullosa de que me hubieran elegido. Yo también estaba contenta de formar parte de la primera promoción. Que fuera una universidad catalana era un plus para mí: me siento muy arraigada a mi tierra y me hacía una especial ilusión participar en un proyecto nuevo, catalán y único en el mundo. Me gustó muchísimo.

Recientemente has cursado el máster universitario de Dificultades del Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje. ¿Por qué has vuelto a escoger la UOC?

Quería seguir estudiando. Los hijos ya eran mayores y pensé que era el momento de hacerlo. Tenía muy buen recuerdo de la UOC, no me planteaba ninguna otra universidad, ni siquiera alguna de las que han surgido también en línea a lo largo de estos años. Me gusta la forma de trabajar de la UOC, sigue teniendo las ventajas de la primera vez y, además, ahora tecnológicamente todo es más rápido, ágil y sencillo. Me falta terminar el TFM (trabajo final de máster), no descarto hacerlo algún día, pero la verdad es que no tengo titulitis. El objetivo no era tanto la titulación como la oportunidad de seguir aprendiendo. Solo por los materiales que tienes al alcance ya vale la pena. 

¿Ha cambiado mucho la UOC en estos más de veinte años? 

Se nota que la universidad ha crecido: la primera vez éramos pocos en cada aula, no tiene nada que ver la dimensión de los orígenes a lo que es ahora. El inicio de este proyecto fue muy emocionante: éramos pocos y era toda una experiencia tanto para los estudiantes como para los docentes. Incluso si querías contactar con Secretaría llamabas y te atendían en el acto. Eso ahora con los miles de estudiantes que tiene la UOC es impensable. Recuerdo que el profesorado de los inicios era excelente, se notaba que sentía la universidad como un proyecto muy suyo, era un proyecto muy común de sacar adelante eso que era tan nuevo. También hacíamos encuentros presenciales (todavía mantengo contacto con alguno de los compañeros de entonces). Y la Biblioteca era increíble, se te abría todo un mundo: entonces no había muchos documentos digitalizados, pero, en cambio, la Biblioteca de la UOC era brutal. Incluso tenía amigos que me pedían materiales para lo que estaban estudiando en otras universidades. Hace 25 años tuve que hacer la asignatura de Multimedia, era al principio de los ordenadores: si no estabas muy puesta, la necesitabas para trabajar en el ámbito digital. Ahora la experiencia ha sido diferente, pero igualmente enriquecedora.

¿Estudiar en la UOC te ha ayudado en el desarrollo de tu carrera profesional? 

Me ha ayudado muchísimo. Gracias a la licenciatura de la UOC, pasé de ser maestra de educación especial a ser la responsable de psicopedagogía del centro. Laboralmente representó un salto cualitativo importante, no tanto por el sueldo como por el trabajo, que me gusta más, y trata más aspectos, es más distendido y me ha permitido sentirme más realizada. La UOC representa una oportunidad de mejora, la recomiendo cien por cien, sobre todo por la gestión del tiempo, pero también por la calidad de los materiales que comentaba antes y porque se comparte mucha información. Es como si estuvieras suscrita a un canal que te ayuda a estar al día de tu sector. Cada estudiante, que tiene una especialidad y unos intereses diferentes, comparte publicaciones que siempre suman. Es cierto que estudiar en la UOC conlleva un sacrificio, no es me matriculo y ya iré haciendo: tienes que hacer una buena programación y tomártelo en serio, pero vale la pena disfrutarlo, ¡nada de hacer lo mínimo para aprobar! 

Más de 8.400 personas siguen la activitat de @UOCalumni en Twitter

Más de 5.800 alumnis ya forman parte de nuestra red