Entrevistas Alumni

Isaac Compañó - Entrevistas UOC Alumni
Isaac Compañó
25/03/2019
Alumni


Máster de Trabajo Social Sanitario





«Hacer voluntariado te da pericia, experiencia y capacidad de aprendizaje»


Desde el año 2017, Isaac Compañó es responsable del departamento de Voluntariado de Càritas Diocesana de Barcelona. Graduado en el máster de Trabajo Social Sanitario de la UOC y diplomado en Trabajo Social por la UB, en su trayectoria profesional lleva más de quince años dedicándose a las áreas de personas mayores, infancia y adolescencia. Hemos hablado con él para conocer mejor la relación entre universidad y voluntariado. 


«Los jóvenes son un capital humano básico para poder construir un mundo más justo, pues son el presente y el futuro de nuestra sociedad»

Para quienes no lo sepan, ¿cuál es el ámbito de actuación de Cáritas Diocesana de Barcelona?

Nuestra razón de ser es acoger y acompañar a las personas en situación de pobreza y exclusión social, ayudando a promocionar su desarrollo integral. Cáritas tiene como ejes promover, orientar y coordinar la acción social, sensibilizar a la sociedad y denunciar las situaciones de injusticia. Estamos presentes en toda la diócesis de Barcelona, que abarca la comarca del Maresme y las ciudades de L’Hospitalet de Llobregat, Cornellà de Llobregat, Barcelona, Sant Adrià de Besòs, Santa Coloma de Gramenet y Badalona. Actualmente cuenta con 160 personas contratadas y 2.427 personas voluntarias. 

¿Qué tipos de proyectos impulsáis?

Los programas son en varios ámbitos: familia e infancia, sin hogar y vivienda, personas mayores, formación e inserción laboral, migración y acogida, y acompañamiento. En estos ámbitos existen infinidad de proyectos en los que se puede colaborar: refuerzo educativo, casas de acogida, centros abiertos, centros de jóvenes, asesoramiento en derechos, servicio de mediación en la vivienda, visitas a residencias y acompañamiento a personas mayores o apoyo en cursos de aprendizaje de lengua, entre otros.

¿Cómo es actualmente la relación de la universidad y las entidades sin ánimo de lucro que trabajan por la inclusión y la cohesión social? 

Creemos que van dándose pasos importantes, pero queda mucho recorrido para trabajar conjuntamente y explorar posibilidades. Los jóvenes son una parte fundamental para impulsar el cambio, para minimizar las desigualdades sociales. Desde las universidades es importante formar a jóvenes técnicamente pero también humanamente, y ofrecer espacios de sensibilización, de denuncia, de debate y de análisis de la realidad social que vivimos en este mundo. Los jóvenes son un capital humano básico para poder construir un mundo más justo, ya que son el presente y el futuro de nuestra sociedad. 

¿Cómo podría mejorarse? 

Sería interesante que los jóvenes entendieran el voluntariado en las entidades sociales como una forma más de aprendizaje. Las personas voluntarias se comprometen con los demás y para los demás. Debemos ser capaces de organizarnos colectivamente y con compromiso con la sociedad. Es importante que desde las universidades promováis el voluntariado en los estudiantes.

¿Qué competencias se adquieren por medio del voluntariado?

Es importante formarnos para ser voluntarios. Hacer voluntariado te hace vivir situaciones que te enriquecen y te dan pericia, experiencia y capacidad de aprendizaje. Te dan visión de los problemas sociales, capacidad para mostrar una actitud crítica e implicada y una actitud de servicio a las personas, de trabajo en equipo para conseguir un objetivo común, así como habilidad para escuchar y comprender a las personas que acompañamos. 

¿Cómo animarías a nuestros estudiantes a hacerse voluntarios? 

Les explicaría que por medio del voluntariado uno toma conciencia de uno mismo, conoce el entorno y las necesidades y que es un espacio de transformación social y personal. La implicación en la red nos realiza como personas y nos empuja a desarrollar una actividad para mejorar el entorno y la sociedad. Nos da la posibilidad de acompañar a las personas que más lo necesitan. Todos formamos parte de una misma comunidad y, si nos ayudamos unos a otros en esta sociedad, entre todos la hacemos mejor y más humana. Del mismo modo, revierte en nosotros aportándonos bienestar, gratitud, crecimiento personal y experiencias únicas.

En tu caso, ¿qué te llevó a dedicarte al trabajo social? 

Lo que me llevó a desempeñar trabajo social fue la idea de poder acompañar y ayudar a las personas más vulnerables en su proceso vital. Es un trabajo que te da la oportunidad de sacar lo mejor de ti mismo y aprender a escuchar y acompañar, y a crecer mediante la relación con el otro. Es el compromiso con el otro, con la sociedad, con la justicia social y el bienestar colectivo.

Has trabajado con perfiles sociales muy distintos. ¿Qué diferencias has detectado entre las necesidades de cada colectivo?  

Cada colectivo de personas al que acompañas tiene unas necesidades distintas. Lo más importante es escucharlas, comprender su situación, su vivencia, su necesidad y con un buen diagnóstico ver de qué forma puedes ayudarlas mejor con eficiencia y eficacia. Las personas no son, las personas están en esa situación. Las situaciones vitales y personales son variables. Hoy atiendes una necesidad de una persona y mañana puede cambiarte la vida y puedes ser tú el que necesite ayuda.

¿Cómo ves el estado actual de la profesión? ¿Crees que se ha mejorado en el reconocimiento del trabajo social como profesión sanitaria? 

El trabajo social sanitario es una figura de vital importancia y debe promocionarse. En el ámbito de la sanidad hay también muchas necesidades sociales producidas por alguna enfermedad o situación añadida que conlleva que en un momento dado tengamos que pedir ayuda. Todos tenemos o conocemos a un abuelo que padece Alzheimer y va a algún centro de día, una persona mayor que se ha hecho daño y necesita rehabilitación. Una enfermedad que te dificulta la posibilidad de trabajar o, incluso, que conlleva la pérdida del trabajo puede desencadenar no tener suficientes ingresos económicos para mantener la calidad de vida. Existen muchas situaciones complejas que deben tratarse día a día.

En el momento de dar continuidad a tu formación con un máster, ¿qué te hizo decidir por el máster de Trabajo Social Sanitario de la UOC? 

La UOC está reconocida internacionalmente y goza de un prestigio más que demostrado. Te ofrece muchas facilidades: puedes estudiar a distancia, organizarte como quieras y compaginarlo con otras actividades de la vida diaria o el trabajo. Y en una sociedad en la que el tiempo es oro, la UOC facilita un poco el hecho de poder estudiar con calidad y flexibilidad.

Te graduaste en 2016. ¿Cómo consideras ahora el impacto profesional que han tenido los conocimientos que adquiriste durante el máster?

Actualmente no ejerzo de trabajador social sanitario, sino de responsable de Voluntariado de Cáritas Diocesana de Barcelona, pero cuando finalicé el máster sí ejercía de trabajador social y los conocimientos adquiridos y las prácticas realizadas me ayudaron a poder trabajar de forma mucho más eficiente y eficaz.

Más de 8.400 personas siguen la activitat de @UOCalumni en Twitter

Únete a la comunidad Alumni en Linkedin