Entrevistas Alumni

Elena Massot
Elena Massot
15/03/2019
Germán Sierra
Alumni


Graduada en Derecho





«El mundo empresarial aún no afronta la maternidad como una cuestión de franja de edad»
 

A finales de enero Elena Massot, consejera delegada de la inmobiliaria Vertix, tomó el relevo de Pau Relat, nuevo presidente de Fira Barcelona, al frente de la Fundación de Empresarios de Cataluña  (FemCAT). La empresaria catalana, licenciada en Administración y Dirección de Empresas por el Instituto Químico de Sarrià y en Derecho por la UOC, encara esta nueva etapa con la voluntad de seguir con las líneas estratégicas abiertas por sus predecesores y al mismo tiempo plantear otros objetivos. Massot también es miembro de la Fundación Grup Set de mujeres empresarias. Hablamos con ella sobre la nueva etapa que afronta, la salud del mundo empresarial catalán y el papel de la mujer en la empresa.

«Los jóvenes no valoran el salario tanto como la flexibilidad y la proyección de carrera»

 

Como miembro fundador de FemCAT, ¿puedes describir con qué objetivos nació la institución?

FemCAT es una fundación privada e independiente formada por empresarios y directivos de alto nivel que quieren hacer de Cataluña uno de los mejores países del mundo. Nuestro objetivo es trabajar para que Cataluña tenga una sociedad más cohesionada, más proyectada al mundo, más competitiva, más emprendedora y más innovadora. Estos serían nuestros ejes desde que nacimos formalmente en 2004, con menos de 20 miembros. Hoy somos más de 100, con una visión a medio y largo plazo y transversal, con ganas de sumar y de trabajar sin condicionantes políticos y apostando por temas de futuro, como la educación. Cada miembro paga una cuota anual. Nosotros tratamos de aplicar los conocimientos de lo que ocurre en el mundo empresarial a la sociedad e intentamos contribuir con soluciones. 

Afrontas una nueva etapa como presidenta de FemCAT. ¿Qué objetivos te propones al frente de esta fundación?

Yo, como séptima presidenta, quiero continuar el trabajo que han hecho mis predecesores desarrollando las líneas estratégicas que he mencionado antes. Se ha trabajado mucho en el talento, con un programa llamado «Escuela y Empresa» que ha servido para acercar la figura del empresario a los estudiantes con el fin de que desmitifiquen la imagen que tienen de este. Los hemos acercado para que les hagan preguntas y para que descubran cómo trabajan y cómo se organizan. En cuanto a proyectos nuevos, quiero potenciar los idiomas con el objetivo de que los universitarios salgan del grado con suficientes conocimientos de idiomas como para poder hacer frente a un mundo laboral globalizado. También me gustaría potenciar los estudios STEM (acrónimo en inglés de science, technology, engineering y mathematics) entre las chicas, ya que la brecha de género en estos estudios, tanto en la escuela secundaria como en la universidad, es un gran problema que nos está haciendo perder mucho talento. Finalmente, y para continuar lo que se había hecho durante el mandato anterior, me gustaría seguir potenciando el papel de la empresa en el seno de la sociedad como generadora de valor y riqueza. Considero que el contexto actual es idóneo para hacerlo. 

¿Participáis en algún programa conjunto con las universidades? 

No mantenemos una alianza estable con las universidades, pero sí que trabajamos con ellas mediante programas. Hemos llevado a cabo algunos programas, como «Escuela y Empresa» o «Universidad y Empresa», porque una de nuestras tesis es que el mundo de la empresa no se comunica lo suficiente con otros ámbitos, y de ahí la creación de estos programas, que no hacen sino generar sinergias. También hemos trabajado para atraer y retener talento extranjero como miembros impulsores y fundadores de la Barcelona Graduate School of Economics, que son unos estudios de la Universidad Pompeu Fabra de másteres, doctorados y postgrados dirigidos mayoritariamente a alumnos extranjeros. Además, hemos sido colaboradores de la Fundación Barcelona Institute of Science and Technology (BIST), un paraguas que aglutina siete grandes centros de investigación catalanes. Este año colaboramos, en el marco de la Fundación Barcelona Education in Science and Technology (BEST), en la creación de un grado de excelencia en Ingeniería y Economía que ofrecen la Universitat Politècnica de Catalunya y la Universidad Pompeu Fabra a fin de complementar estos dos tipos de estudios y ayudar a que los perfiles técnicos se acerquen al mundo económico.

¿Qué consejos darías a una empresa para hacer aflorar el talento o para retenerlo? ¿Y para captarlo?

Para retener el talento y para captarlo lo primero que hace falta es tener un proyecto: tienes que ser atractivo para que el talento quiera venir; después, liderazgo, seguido de un equipo y del hecho de adaptarte a las personas y ofrecer flexibilidad. Los sistemas de liderazgo autoritario ya no funcionan. Para captar talento podríamos decir lo mismo: el salario tiene su peso, pero entre la gente joven es menos relevante que antaño. Ahora valoran más la flexibilidad, el largo recorrido, la responsabilidad y la proyección de carrera. Para hacer aflorar el talento yo soy muy defensora de la cantera, a fin de fidelizar al equipo de casa. Debes crearles oportunidades para que se puedan expresar, sentirse cómodos e ir asumiendo responsabilidades.

Como miembro de la Fundación Grup Set de mujeres empresarias, ¿consideras que tenemos suficientes mujeres en los consejos directivos de las empresas catalanas y españolas?

Rotundamente no. La representación femenina en el mundo de la empresa, sobre todo en cargos directivos y en el ámbito de los consejos, es reducida. Creo que para solucionar esto tan solo puedes usar la palanca de la educación. La maternidad también es un factor que marca la diferencia. En los primeros años de desarrollo de la carrera nadie tiene problemas por motivos de género: el problema surge cuando llega el parón por maternidad, que solo afecta a las mujeres. FemCAT participa en el proyecto Copersona, que trabaja sobre el concepto de corresponsabilidad, más que el de conciliación. Las tareas que implica un bebé se repartirán equitativamente entre el padre y la madre. Tenemos que trabajar para cambiar el enfoque y que la sociedad y las empresas entiendan que la decisión de tener hijos, y por lo tanto las implicaciones que ello conlleva, afecta a una población de una franja de edad determinada, y no solo a las mujeres. 

Con respecto a los sueldos, ¿se están tomando medidas para conseguir la igualdad salarial entre hombres y mujeres? 

Las medias salariales confirman esta desigualdad. Sin embargo, yo soy muy defensora de trabajar a partir del rigor de los datos, y pienso que, a menudo, estas estadísticas que publican que los hombres cobran más que las mujeres deben tomarse con cautela y profundizar en las causas de dichas diferencias. Existen muchos matices, dado que muchas mujeres hacen reducciones de jornada que implican cobrar menos, y también hay diferencia entre hombres ejecutivos de más de cincuenta años que, por generación, llegaron a posiciones directivas a las que todavía no habían llegado muchas mujeres. Lo que quiero decir es que no siempre comparamos lo que tenemos que comparar. Yo no conozco a ningún empresario que pague menos a una mujer que a un hombre por el mismo trabajo, ni ningún cazador de talento me ha comentado nunca que se viva esta situación. Para mejorar este dato debemos seguir trabajando con el objetivo de conseguir mujeres más formadas que opten a mejores posiciones y avanzar en medidas de corresponsabilidad familiar. 

¿Cuál es el estado de salud del mundo empresarial catalán después de un año y medio tan difícil, hablando en términos políticos?

Hubo sectores de la economía, en otoño de 2017, que se vieron afectados puntualmente, pero hoy no estamos peor de lo que estábamos año y medio atrás. La incertidumbre política no ayuda a la economía, pero es que ahora hay incertidumbre en todas partes por el Brexit, por Venezuela o por la guerra comercial entre Estados Unidos y China. En este contexto, los empresarios debemos trabajar para adaptarnos a las circunstancias.

¿En qué sectores empresariales Cataluña puede liderar el crecimiento económico?

Cataluña tiene varios sectores muy potentes. Barcelona se ha convertido en un concentrador (hub) mundial de macrodatos (big data). Se ha conseguido crear un ecosistema que atrae a empresas especializadas en datos o que grandes compañías establezcan aquí sus divisiones especializadas en datos, como han hecho Nestlé o Lidl. Cuando se abren estos caminos y funcionan se tiene que ayudar para que continúen y crezcan. En el ámbito sanitario también somos muy potentes, y en el terreno turístico contamos con grandes infraestructuras, como el puerto de Barcelona o el aeropuerto de El Prat. La propia industria ha sido un protector anticrisis. Aun así, nunca perdemos de vista el hecho de que, para que todo esto funcione, necesitamos gente preparada para sacarlo adelante.

¿Cómo fue tu experiencia estudiando en la UOC? ¿Crees que el aprendizaje en línea es una de las mejores alternativas, hoy en día, para conciliar la vida laboral y la familiar?

Yo estudié Administración y Dirección de Empresas en el Instituto Químico de Sarrià presencialmente, y cuando estaba en tercero consideré que los de Derecho serían unos estudios interesantes para complementar lo que ya estaba haciendo. Los empecé en la Universidad de Barcelona, pero una vez incorporada al mundo laboral me era imposible compaginarlos. Consideré que la UOC sí me ofrecía esta posibilidad de hacerlo compatible gracias a la no presencialidad, y fue un acierto total. Ya hace catorce años que me gradué, pero por aquel entonces ya me sorprendía el alto nivel de los debates y de los materiales y la motivación de los demás estudiantes. 

Más de 7.400 personas siguen la activitat de @UOCalumni en Twitter

Más de 5.600 alumnis ya forman parte de nuestra red