Entrevistas Alumni

Abel Jiménez - Entrevistas UOC Alumni
Abel Jiménez
22/03/2018
Núria Martínez
Alumni


Máster de Turismo Sostenible





Abel Jiménez«Quien quiera hacer un turismo sostenible tendrá que cambiar la manera de viajar»

 

Ingeniero aeronáutico desde hace más de veinticinco años, Abel Jiménez (cuarenta y ocho años) ha cursado el máster de Turismo Sostenible de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Su trabajo final de máster sobre la sostenibilidad energética del transporte aéreo y su impacto en el turismo ha sido escogido entre los ocho mejores de España por la Red Interuniversitaria de Posgrados en Turismo (Redintur).
 

Abel Jiménez, alumni de la UOC premiado por su trabajo final de máster sobre sostenibilidad energética

 

¿A qué conclusión ha llegado sobre la sostenibilidad energética del transporte aéreo y de su impacto en el turismo?

Con veinticinco años de profesión, he ido viendo que el sistema de transporte aéreo va creciendo cada año. Este crecimiento, a pesar de las crisis, se mantiene a lo largo del tiempo. El crecimiento del sistema excede con mucho la capacidad que tenemos de reducir los impactos ambientales. En este contexto, me planteé: ¿serán sostenibles a largo plazo transporte aéreo y turismo? Para contestar a esta pregunta tenía que hacer un análisis global. Con el desarrollo de las energías renovables, por ejemplo, se ha avanzado mucho. Pero la aviación, a corto y medio plazo, no puede beneficiarse de ellas. No se pueden utilizar energías renovables para mover un avión. El paradigma energético de la propulsión se basa en la combustión.

¿Qué consecuencias tiene esto?

No parece que vayamos hacia una crisis energética a corto o medio plazo. Sí que parece, sin embargo, que puede haber (de hecho, ya la hay) una crisis medioambiental. La aviación, sin embargo, seguirá siendo uno de los factores que contribuirá al calentamiento global. La conclusión del trabajo es una posición de optimismo crítico. La expectativa de mejora en los otros sectores nos brinda la esperanza de que las emisiones de gases se puedan contener, pero el transporte aéreo estará siempre señalado. Será un contribuidor de los gases de efecto invernadero. Estamos obligados a pensar que los demás lo harán bien, porque nosotros no tenemos ese margen.

¿Qué se entiende por turismo sostenible?

El turismo que implica un consumo de recursos que no comprometa que se pueda seguir haciendo la actividad en un futuro. Determinar la sostenibilidad de una actividad de forma aislada es muy complicado. La sostenibilidad energética del transporte aéreo y el turismo se tienen que ver en un contexto global, con la sostenibilidad energética del resto de los sectores. Se puede reconocer que el transporte aéreo y el turismo son y serán deudores de sostenibilidad. Si estas actividades quieren presentar un balance de sostenibilidad en positivo o neutro, no les queda más remedio que interaccionar con otras actividades.

¿Qué puede hacer un ciudadano para hacer un turismo sostenible?

Cambiar el modo de viajar. Debemos concienciar a la gente para que haga un uso más racional y quizá menos frecuente de los viajes aéreos y que se invierta más tiempo en el transporte. Concretamente, que el momento del transporte ya forme parte de la experiencia del viaje. Se trata de interactuar con el entorno y no solo pasar por encima de él. También hay que fomentar la búsqueda de destinos más cercanos. Destinos que permitan alternativas al transporte aéreo o la realización de desplazamientos más cortos, de menos impacto. Parece que haya más ruptura con la rutina cuando ponemos más distancia de por medio, pero no tiene por qué ser así. La playa paradisíaca que buscas en Cancún probablemente también la encuentres en Mallorca.

¿Esto quiere decir que tenemos que viajar menos lejos?

Me encuentro ante una dicotomía con esta pregunta. El transporte aéreo ayuda a las personas a acercarse y quiero que siga siendo parte fundamental de la sociedad y su desarrollo. Ahora bien, me asusta que el crecimiento del transporte aéreo no tenga límites. Tendría mérito viajar más lento y a menos distancia. Se pueden hacer viajes de larga distancia, pero quizás de forma menos frecuente.

¿Cree que las personas concienciadas medioambientalmente ya se lo plantean?

No. Prácticamente nadie se plantea la posibilidad de no coger un avión por cuestiones medioambientales. Generalmente se acepta que no hay otra alternativa viable para ciertos desplazamientos. En casa pueden reciclar mucho, pero cuando cogen un avión no se plantean el impacto medioambiental en que se incurre.

¿Hacia dónde debe ir el turismo del futuro?

Más que una predicción, es más bien un deseo. Todos los turistas debemos tener más conciencia de la sostenibilidad. Y los que ya tenemos esta conciencia, debemos darle una dimensión adicional. El transporte aéreo y el turismo son fundamentales para el desarrollo de la sociedad. Pero, si queremos un crecimiento sostenible, debemos revisar los patrones de comportamiento. Hay que cambiar las actitudes. Nadie quiere poner un límite al crecimiento del sector aéreo, ni nadie quiere que el turismo salga perjudicado, y eso puede ser peligroso.

¿Qué zona es referente en la gestión del turismo para usted?

La costa occidental asturiana. Allí paso tiempo cada verano y observo la existencia de un esquema de turismo rural muy equilibrado. El turismo ha respetado el entorno natural de la montaña y las costas. Además, en la zona interior hay un alto nivel de respeto al medio ambiente, así como con los usos y costumbres tradicionales de la zona. El respeto a la zona natural es muy destacable, y me preocupa que pueda aparecer una presión de la demanda que llegue a alterar este equilibrio.

Más de 8.400 personas siguen la activitat de @UOCalumni en Twitter

Únete a la comunidad Alumni en Linkedin